miércoles, 12 de marzo de 2014

Congo en Emergencia Permanente


Es triste tener que decir que Congo se encuentra en un estado de Emergencia permanente. A pesar de los acuerdos de paz que se han hecho y que han ofrecido una relativa calma en la mayor parte del país, la guerra y el sufrimiento en las provincias del Este (Kivu Norte, Kivu Sur...) no han cesado; los combates y abusos siguen siendo el pan de cada día, mientras que la violencia y la impunidad son absolutas.

Basta con adentrarnos en el tema de los desplazados, para darnos cuenta que la guerra parece haber logrado poco a poco su objetivo de ahuyentar a las personas de sus poblaciones para obtener el control de las tierras. Millones de personas se han visto forzadas a desplazarse de sus hogares caminando incluso hasta 120 kilómetros de distancia para huir de la violencia, los combates, la persecución, los abusos sexuales, torturas, saqueos, reclutamiento forzoso (de adultos y menores) y muchos otros abusos a los derechos humanos.

Pero eso no es algo nuevo, por ejemplo en abril del 2012 hubo un desplazamiento masivo que obligo a 44.000 personas a buscar protección en Uganda, 20.000 en Ruanda y 6.000 en Burundi. En la actualidad se calcula que al menos 2,96 millones de personas se han desplazado.

Existen campamentos para refugiados gestionados por ONG’s como ACNUR o MSF, pero la asistencia humanitaria que se necesita para cubrir las necesidades es enorme y la vida en los campamentos tampoco es fácil, a pesar de que el Programa Mundial de Alimentos (PMA) de la ONU distribuye comida, nunca es suficiente y a veces no hay que comer.

Por su parte, los desplazados “ocultos” que viven escondidos en el bosque o con familias que les han dado posada, es poca o ninguna la asistencia humanitaria que reciben. En el caso de las mujeres, la mayoría (por no decir todas) han sido víctimas de violencia sexual en repetidas ocasiones, en sus aldeas, campos, hogares o hasta en los mismos campamentos y por eso en busca de protección algunas se convierten en “la compañera” de un hombre que ya tiene otra mujer.

Entre tanta inestabilidad y pobreza la vida parece desalentadora, las necesidades de protección y alojamiento son críticas, pero estos desplazados que provienen de diferentes pueblos y con diferentes historias, tienen en común el deseo de volver a empezar, su fuerza para sobrevivir y el anhelo de dar un mejor futuro a sus hijos.

Leer también:
Congoleños Siguen Huyendo de su País, el 65% Son Niños Sólos
25 Mil Congoleños Han Tenido Que Huir de su País