sábado, 25 de enero de 2014

Asiáticos, Responsables del Tráfico de Marfil en Congo

La Organización de las Naciones Unidas (ONU) señala que la demanda insaciable de marfil en Asia ha provocado casi la extinción de la población de elefantes en África, los datos advierten que el tráfico ilegal de marfil casi se ha triplicado desde 1998.  

El principal camino que cruza la República del Congo de Norte a Sur, pasa por el borde del Parque Nacional de Odzala-Kokoua, ese tan sólo es el estrecho camino de uno de los últimos edenes aislados del mundo. El jefe de la unidad anti-caza furtiva del parque, Mathieu Eckel, sabe que eso esta cambiado y se ha dedicado durante el último año a recopilar pruebas de que "los chinos están involucrados en la obtención, el grabado y el tráfico de marfil por ese mismo camino."
Ahora sospecha que el mercado mundial que termina en Asia está más arraigado en este alejado rincón de África central de lo que muchos podrían imaginar: "Hemos tenido muchas historias que involucran a contrabandistas locales y chinos, pero para atrapar a los chinos tienes que encontrarlos con el marfil", dice Eckel.

El jefe de guardabosques se ha enfocado en una docena de sitios de construcción chinos que están repartidos a lo largo de ese camino y también, justo al lado de pequeñas aldeas que siempre han estado envueltas en la caza furtiva. Eckel sospecha que la situación empeora: "Les piden a todos en las aldeas que les consigan marfil; imagínense a un aldeano al que un chino le pregunta una vez al día si tiene marfil para comprárselo ($$$) ¿Qué va a hacer este hombre? Obviamente se volverá cazador furtivo".

El año pasado, su unidad capturó a un cazador con tres rifles AK-47 mientras trabajaba en una construcción. "Le pedí que me llamara al intermediario y lo pusiera frente a mí, pero el chino que le atendió la llamada le dijo que tenía muchas municiones y armas". Fué la primera vez que escuchaba que un ciudadano chino le llevaba municiones a un cazador en Congo.

Durante una semana del pasado noviembre, se llevaron a cabo cuatro operaciones en la capital, Brazzaville, en las que arrestaron a ocho personas. Entre ellos estaba un comerciante que tenía marfil esculpido y un ciudadano chino con joyas de marfil que trato de abordar un vuelo sobornando a todos a su paso. Para Eckel, la relación entre este remoto rincón de África y los mercados asiáticos de marfil esta más fuerte que nunca.

¿Y nosotros qué podemos hacer desde acá? Por favor ayúdanos a difundir estos artículos!


Leer también:

No hay comentarios:

Publicar un comentario