domingo, 31 de marzo de 2013

Niñas Soldados en Congo

Otra situación que parece invisible a los ojos de la opinión pública internacional,
el tema de “Las Niñas Soldados”
Cuando las niñas son secuestradas les ocurre lo mismo que a los niños: las golpean, las maltratan, las entrenan para convertirlas en combatientes, les dan fusiles (AK-47), las obligan a matar y la mayoría son enviados al frente como escudos. Pero lo que diferencia de las niñas soldados es que tienen mayor probabilidad (a diferencia de los niños) de sufrir abuso sexual, usadas como esclavas sexuales y esposas forzadas de combatientes. Algunas son entregadas a un solo comandante y otras a muchos hombres. Por ejemplo el conocido Kony ha tenido consigo hasta 50 de ella.

El ejemplo de Grace Akallo, una mujer que hace más de 12 años (siendo aún niña) cayó en manos de la fuerza rebelde liderada por Joseph Kony y cuenta que la mayoría de las niñas secuestradas fueron abusadas sexualmente, incluida ella, pero se siente afortunada porque no quedo embarazada como producto de violación ni se infectó con VIH ni otra enfermedad. "Muchas de esas niñas dieron a luz mientras estaban en cautiverio; algunas tuvieron que salir a combatir llevando a sus hijos a la espalda y otras parieron en el campo de batalla", cuenta Akallo.

Si avanzamos un poco más en el tema, pensaríamos en la esperanza de algún programa de reintegración de excombatientes a la sociedad, pero no están fácil, tristemente nos damos cuenta que sigue siendo preocupante, porque aunque los niños y niñas soldado tratan de escapar, muchos son asesinados o torturados, en ocasiones delante de los otros para desalentar nuevos intentos de fuga.
Los que logran hacerlo nunca se sienten realmente aceptados en la comunidad y la reintegración de las Niñas Soldados es aun más complicada. El niño soldado puede volver a la escuela, capacitarse, desarrollar habilidades para la vida y la gente puede hasta olvidar que antes fue soldado, pero para que una niña haga lo mismo tiene que pensar en sus hijos (que muchas han concebido producto de violaciones) si quieren estudiar tienen que conseguir a alguien que los cuide o quedarse en su casa. Tienen que caminar con un hijo y eso hace imposible olvidar su pasado. De manera que aunque ya no sean niñas soldado, siguen obligadas a entregar su libertad.

Akallo es una de las pocas mujeres que pueden contar la historia que fue una niña soldado y pudo salir adelante. Ella actualmente está casada, tiene un hijo, una maestría y una misión en la vida: dar voz a las niñas soldado. Fundó una ONG en el norte de Uganda que se llama “Africanos Unidos por los Derechos de Mujeres, Niñas y Niños” y enfatiza la importancia de que los ex niños soldados sean reinsertados en sus comunidades. Actualmente, esa entidad está en proceso de construir un centro de salud comunitario y un centro de atención psicológica. “La sociedad abre pocas puertas a estas niñas, que son consideradas ‘sucias’, estigmatizadas por ser portadoras de VIH y aisladas por ser madres de hijos nacidos de la guerra. Muchas recurren a la prostitución” dijo Akallo.

ALGUNOS DATOS:

- El alistamiento de niños como soldados fue definido como crimen de guerra por primera vez en un juicio al congoleño Thomas Lubanga Dyilo,
- Desde 1998 mas de 30.000 niños y niñas han sido reclutados como soldados. Un programa de desmovilización nacional ha ayudado a liberar algunos niños, pero se descubrió que por cada dos niños o niñas que habían sido liberados, cinco son secuestrados nuevamente, pues su experiencia anterior los convierte en reclutas valiosos.
- Grupos como el Ejército de Resistencia del Señor (Formado en Uganda en los años 80 pero que actualmente opera en la República Democrática del Congo) son responsables de estos secuestros y es uno de los más persistentes perpetradores de violaciones a los derechos de niños y niñas, según la ONU.



Leer también:
Kivu: 264 Civiles Asesinados, 83 Eran Niños
Congoleños Huyen de su País, 65% Son Niños Solos

viernes, 8 de marzo de 2013

Día Internacional de la Mujer

Mientras hoy 08 de marzo se celebra en el mundo el Día Internacional de la Mujer, en el Este de la República Democrática del Congo (uno de los rincones más conflictivos del mundo donde las mujeres han sufrido las consecuencias de una guerra desde hace dos décadas) hoy siguen presionando por la estabilidad y la paz en nombre de sus familias y sus comunidades. Estas valientes mujeres están luchando una batalla cuesta arriba en una sociedad arraigada en las normas patriarcales.

Son muchos los problemas que aquejan a este país, donde las violaciones como arma de guerra y la impunidad son el pan de cada día. Recientemente un alto funcionario de la ONU informo el retiro de dos batallones de apoyo de las fuerzas de paz, si no son procesados dos soldados acusados ​​de violar a 126 mujeres en Minova el pasado mes de noviembre.

Sin embargo el pasado 24 de febrero, brillo un rayo de esperanza a la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres refugiadas, con el acuerdo que se firmo de Seguridad y Cooperación para Congo. El documento fue firmado por los líderes y 11 representantes enviados de países africanos, la Unión Africana, las Naciones Unidas y dos organismos regionales. De los trece firmantes sólo una era mujer, la Presidente de la Comisión de la Unión Africana Nkosazana Dlamini-Zuma.

Esta relación desequilibrada entre los géneros en el proceso de negociación ha contribuido a perpetuar el ciclo de violencia en el este del Congo en las últimas dos décadas. Las mujeres han estado en el centro del conflicto como víctimas y sin embargo no han tenido un papel protagónico en la solución de la crisis. Por eso cuando hablamos de "paz verdadera" automáticamente nos planteamos la pregunta ¿cómo pueden las mujeres del Congo ayudar a lograr la paz si no son parte central del proceso? Al defender y trabajar por una paz duradera en sus comunidades y de la región, que se merecen por lo menos un asiento en la mesa.

Esperemos que sean muchos más rayos de esperanza los que traiga este 2013 para las Mujeres Del Congo y del mundo que sufren cualquier tipo de violencia y hoy enviarles unas sinceras felicitaciones a todas las mujeres del mundo que tienen la bendición de ser abuelas, madres, hijas, esposas, a las que luchan por alimentar a sus familias a pesar de la pobreza extrema en la que viven,  a las "invisibles" que guerrean a diario defendiendo sus derechos y hacen caminos a quienes van detrás, a las que trabajan más por menos, por las que nos fortalecieron y ya no tenemos al lado y a todas las mujeres fuertes que sonríen cada mañana a pesar de tener innumerables problemas, ¡FELIZ DÍA!