viernes, 9 de diciembre de 2011

Masika Katsuva, inspiradora!

Pareciera que a medida que pasan los años y continua la guerra, los violadores en la Republica Democrática del Congo encuentran nuevas e inimaginables formas de violar a las mujeres.
La historia de esta mujer es inspiradora pero también tiene tiene una fuerte carga de tristeza, pero sobretodo ofrece una respuesta a muchas otras mujeres con experiencias similares y abre un camino de esperanza.
Masika Katsuva es una mujer educada que crió a sus cuatro hijas y fue la esposa de un exitoso hombre de negocios, que viajaba con regularidad a Dubái y Shanghai hasta finales de 1999 que soldados de los tutsis de Ruanda irrumpieron en la casa de la familia.
-Advierto que la historia es escalofriante- Al entrar los soldados, primero saquearon todo lo que podían cargar y después volvieron para torturar a su marido; le abrieron el estomago aun estando vivo y al fin le causaron la muerte cortandole el corazón, seguido de sus extremidades y a Masika la obligaron a comer algunas de estas partes. Después la tumbaron encima de los restos del cadáver de su marido y ahí la violaron (contó hasta 12 hombres). También violaron a dos de sus hijas, Raquel y Yvette, que tenían 15 y 13 años de edad, quienes concibieron hijos de esa violación. La familia de su marido las abandono y las dejo en la miseria porque ella se negó a casarse con su cuñado, así que decidió llevarse a sus hijas y sus nietos a un pueblo comercial a la orilla del lago Kivu, para tratar de reconstruir sus vidas. En enero de 2009 fue violada nuevamente cuando auxiliaba a otra mujer que también había sido violada.

Sin embargo después de esta tragedia ella ha dedicado los últimos 10 años a crear y mantener un "Centro de Mujeres" en el que ha ayudado a más de 6.000 víctimas de violación a rehacer sus vidas, proporcionándoles cuidados prácticos, médicos y psicológicos. Actualmente la señora Katsuva, tiene 41 años y ha creado una comunidad en un área que no es atacada regularmente, donde se le proporciona apoyo a cualquiera que lo desee. Utiliza una granja para reunirlas y ese campo es su esperanza, su tratamiento y su fuente de alimento e ingresos. Aunque ni ella tiene ninguna manera de explicar la brutalidad que reina en Congo, confiesa "aquí las mujeres se han convertido en armas de guerra en el Congo, ya no somos seres humanos."

Con el gobierno central no se puede proteger a ciudadanos ni cuidar a las víctimas de violación y aunque muchos médicos, abogados, activistas y sobrevivientes han puesto en marcha programas para hacer frente al flagelo de la violación y la tortura sexual, ellos trabajan en ciudades capitales de Kivu Norte y Sur, pero también hay que tocar profundamente en las comunidades rurales, caminos de tierra, maleza, para ofrecer a las víctimas primeros auxilios y transporte a los hospitales,  por eso los esfuerzos como el de la señora Katsuva están llenando un vacío desesperado!

Masika se ha convertido en una figura maternal para las mujeres y sus hijos, resultado de la violación, y conforme cultivan, cuidan y finalmente venden sus cosechas. Ella trata de soñar con un futuro mejor, asesoran a los hombres diciéndoles que no abandonen a sus esposas maltratadas y se queden con ellas porque no es su culpa (compasión); pero también es realista, quisiera que sus mujeres sean capaces de dejar de hacer trabajo manual en los campos y aprender habilidades como la costura, pero para que eso suceda sabe que la violación tiene que parar y no cree que termine por ahora.

http://masikarebeca.wordpress.com/blog/

Leer también:
¿Pourquoi? (¿Por qué?) Con Caddy Adzuba
Testimonios de Mujeres Valientes del Congo
Testimonios de las victimas

5 comentarios:

  1. Magnífico ejemplo!

    Lo publiqué en el Facebook de África Tumaini.

    Abrazos!!

    ResponderEliminar
  2. EL MUNDO NECESITA MAS GUERRERAS COMO TU! ERES UNA GRANDIOSA PERSONA!

    ResponderEliminar
  3. ERES UNA GUERRERA INCLEIBLE.

    ResponderEliminar
  4. que pena que en estos tiempos ocurran estas atrozidades, espero que Dios se acuerde de este pais y de sus mujeres, deberia hacerse una cruzada para ayudarlas.

    ResponderEliminar